Puedes ingresar a nuestra biblioteca empresarial totalmente gratis, si ya cuentas con tu usuario, ingresa tus datos y selecciona la opción "Identificarse", si aún no cuentas con un usuario selecciona la opción "Crear una cuenta".

Tus primeros 100 días

Tus primeros 100 días

Resumen Ejecutivo

Los líderes recién elegidos para un nuevo puesto de responsabilidad están obligados a triunfar en sus primeros 100 días, ya que la presión para obtener resultados rápidos y sostenibles es una de las características del mundo económico global. Los ejecutivos ya no disfrutan como antaño del lujo de pasar 12 meses en un puesto de trabajo sin que se les juzgue permanentemente.

Los primeros 100 días en un nuevo cargo son un termómetro de la actuación futura de un líder y es un periodo que tiene un impacto muy relevante en los meses posteriores. Este período es el momento óptimo para refrescar la propia visión de las cosas, mejorar la estrategia de una empresa o departamento, tomar el pulso al equipo de trabajo y marcarse nuevos objetivos. Si fracasamos a la hora de optimizar los primeros 100 días, no conseguiremos la efectividad necesaria en el liderazgo, no aceleraremos nuestras actuaciones futuras y causaremos pérdidas al equipo y a la empresa en general.

Niamh O’Keeffe nos ofrece en su libro Tus primeros 100 días un plan de asesoramiento estructurado para personas con nuevas responsabilidades en cualquier organización, a través de pequeñas dosis  de orientación, consejos útiles y opiniones que resultan fáciles de entender y de poner en práctica.

Tu nuevo puesto

Los líderes, veteranos o no, en sus primeros 100 días en un nuevo cargo normalmente tienen sentimientos contradictorios que oscilan entre “soy especial/soy superior” y “estoy preocupado/soy inferior”. Controlar psicológicamente los propios sentimientos en esta primera fase es una de las claves para triunfar.

Olvidarse del antiguo cargo. Olvidarse de nuestras obligaciones actuales tan rápido como nos sea posible es un primer paso fundamental, porque ahora necesitamos invertir nuestro tiempo, energía y concentración en nuestro nuevo papel.

Algunos directivos séniores entienden, erróneamente, que deben permanecer todavía pendientes de su antiguo puesto y alegan razones como preocupación por el legado que dejan, lazos emocionales con el equipo, etc. Acelerar la consecución del éxito en los primeros 100 días será difícil si encima tenemos que compaginar dos cargos a la vez.

Por eso, los promocionados desde dentro de la empresa deben ser muy firmes y recrear, artificialmente, el mismo contexto de un contratado externo, negociando una fecha de terminación de sus antiguas funciones o estableciendo un plazo provisional en el caso de que nuestro sucesor no haya llegado todavía o no esté a pleno rendimiento.

Organizar nuestro sistema energético. Los primeros 100 días son una fase intensa de nuestra vida profesional. Todos los ojos están puestos en nosotros y hay una enorme presión para que actuemos con celeridad. Por eso, tenemos que estar preparados para nuestro propósito y contar con una carga extra de energía.

Es aconsejable tomarse un mínimo de dos semanas de vacaciones antes de empezar en el nuevo cargo. Esto nos ayudará a olvidar las obligaciones del antiguo y nos llenará de energía para afrontar la nueva etapa. Tenemos que estar en plena forma física y psíquica para cumplir bien, y conseguir un suplemento de energía para volcarla en nuestro nuevo propósito y hacer que la primera impresión que dejemos sea impecable.

Reflexionar sobre las claves de la transición. La primera tarea del ejecutivo que quiere triunfar en sus primeros 100 días es establecer con nitidez las prioridades estratégicas y empezar a centrarse en ellas.

Descarga el Resumen

Despues de leer el resumen si quieres profundizar te recomendamos comprar el libro aquí

SCROLL TO TOP