Puedes ingresar a nuestra biblioteca empresarial totalmente gratis, si ya cuentas con tu usuario, ingresa tus datos y selecciona la opción "Identificarse", si aún no cuentas con un usuario selecciona la opción "Crear una cuenta".

¡No te vuelvas loco!

¡No te vuelvas loco!

Resumen Ejecutivo

Cuando se deposita una rana viva en un recipiente con agua caliente, la rana inmediatamente reacciona al calor, salta fuera y salva su pellejo. Cuando, por el contrario, se pone una rana en un recipiente con agua fría y ésta se va calentando poco a poco, la rana no es capaz de notar la diferencia de temperatura, no reacciona y muere.

Hace veinticinco años, nadie andaba por ahí consultando su página de Internet en un ordenador portátil, o manteniendo una conferencia a través de un teléfono móvil o enviando mails a través de su BlackBerry. Pero en un par de décadas el agua parece haberse calentado y hoy nos enfrentamos, siempre apurados, a un mundo en el que el tiempo no da para todas las cosas que debemos hacer. Se nos ve correr de un lado a otro, siempre impacientes y apresurados, incapaces de mantener la atención, saturados de ideas brillantes pero incapaces de implementarlas, sintiéndonos increíblemente ocupados mientras somos ridículamente improductivos. Y mientras algunos afirman con orgullo que la tecnología les permite mantenerse en contacto desde cualquier parte y en cualquier momento, otros empiezan a notar, no sin horror, que esa misma tecnología les obliga a estar en contacto siempre y en todo lugar.

A mediados de los años noventa, el número de personas que acudían a la consulta del doctor Hallowell creyendo que padecían un trastorno por déficit de atención (TDA) se incrementó de forma espectacular, pues en la generación de la adrenalina y la cafeína, todos parecían preocupados por sus hábitos y sus comportamientos. Al estudiar el fenómeno, este psiquiatra encontró que eran muy pocos los que realmente padecían esa condición, pero se dio cuenta de que se encontraba frente a un severo problema de la vida moderna.

A la vez que nos lo ofrece todo, el mundo moderno nos despoja del tiempo para no hacer nada. Piense, si no, cuándo fue la última vez que le dedicó dos días seguidos a respirar, contemplar, descansar y sentir su existencia. Quien se deje llevar por esta marea y no tome las debidas precauciones, puede que esté siempre tan ocupado que no tenga tiempo para pensar y sentir o, en cualquier caso, carezca del tiempo necesario para desarrollar emociones o pensamientos complejos.

Como experto en el funcionamiento de la mente, el doctor Hallowell ha abordado las preguntas sobre el modo en que la vida moderna afecta la manera en que pensamos, sentimos y actuamos. A su juicio, el estado de frenesí al que nos arroja el mundo contemporáneo hace que nuestros cerebros corran desenfrenados y, al hacerlo, reduzcan considerablemente su eficacia. Como los síntomas son muy semejantes a los del TDA, Hallowell ha encontrado que muchas de las técnicas y métodos que se utilizan para enfrentar este trastorno son adecuados para abordar las patologías del mundo  moderno.

Saber aplicar los frenos a nuestras mentes nos puede permitir pasar de ese estado de fragmentación, frustración y frenesí -que el autor denomina “estado F”- a un apacible “estado C”, en el que cultivamos grandes ideas, cuidamos lo importante, eliminamos lo inútil, controlamos nuestras vidas y nos conectamos con la existencia.

Equipados con un motor de altísima cilindrada, la vida moderna nos enfrenta al enorme desafío de saber utilizar el freno. La tecnología y las nuevas formas de relación humana permiten acortar distancias, facilitar el acceso a la información, mejorar las condiciones de vida y ampliar nuestras oportunidades. Basta con saber convertir todo el desenfreno en una ventaja para comprender que, en realidad, la vida nunca ha sido tan buena. A continuación se recogen los principios básicos que el autor propone para navegar con sabiduría en las aguas del mundo moderno.

Instantes antes de que la luz verde de un semáforo se encienda, los primeros en la fila ya han iniciado la marcha, respondiendo a una señal que parece haberse incorporado en sus cerebros y que les dice que nunca deben esperar.      

Descarga el Resumen

Despues de leer el resumen si quieres profundizar te recomendamos comprar el libro aquí

SCROLL TO TOP